El poder de los Árboles

Cuando te sientas triste, cuando te sientas sol@, cuando necesites descargar energía densa, no lo pienses y pasea por un bosque. Los Árboles son seres amables y generosos, dispuestos a ayudarnos en nuestra evolución. Solo hay que respetarlos pidiendo permiso, poner la intención de querer establecer un vínculo con alguno de ellos y abrazar su tronco en «los tres silencios». Ellos se comunican de una forma muy respetuosa, por eso si tú estás pensando, no te interrumpirán. De eso se trata la práctica de «los tres silencios»: Silencio mental, silencio verbal y silencio corporal, es decir, sin movimiento. Así abrimos nuestro corazón a la comunicación.

Fluye sin esperar nada, siente el latido en su interior como se sincroniza con el latido de tu corazón, ábrete a recibir su sabiduría y su energía curativa…
Los árboles nos ayudan a enraizar si estamos muy dispersos y a través de sus ramas también nos conectan con la energía divina del Universo.
Si quieres fuerza y energía, abraza un Roble.
Si quieres limpiar densidad, abraza un Pino.
Si quieres sueños místicos, duerme bajo una Higuera.
Experimenta con otros árboles y siente qué te aportan! Y si te apetece, cuéntame comentando este artículo o por correo…

info@arborea.org