10 pasos para sanar

El secreto de la felicidad es la libertad,

el secreto de la libertad es el valor

– Carrie Jones –

Curar vs sanar

Primero es necesario distinguir entre curar y sanar, que aunque parece que son lo mismo, no es así. En el caso de curar, estamos hablando de aplicar un remedio externo que elimina los síntomas o la parte física que produce una enfermedad y que al final la puede curar o no. En cambio sanar, es algo mucho más profundo y que se consigue a través de nuestros propios recursos internos, como la mente, las emociones y el espíritu, llegando a sanar la causa de la enfermedad.

También me gustaría dejar claro que cuando digo enfermedad, me refiero a cualquier efecto físico, mental o espiritual que nos origina malestar. El origen de la enfemedad casi siempre esta causado en el campo emocional y al no ser gestionado, se manifiesta en forma de enfermedad física o mental, para ser tratado de una vez por todas. Y cuando digo que la emoción no se ha gestionado, me refiero a que no se le ha dado un lugar, no se ha sentido, incluso se ha esquivado o rechazado, anestesiándola pensando que desaparece por arte de magia. Y puede que desaparezca aparentemente, pero siempre queda en algún cajón olvidado de la psique, generando muchos desajustes de todo tipo.


Entonces, ¿cómo afrontar todo esto y llegar a sanar?

Paso 1. Reconocer que aquello que te causa malestar tiene un origen en el campo emocional y que aunque no sepas de qué se trata, tener la voluntad de sanarlo, es un gran paso. Así que siente! Siente lo el gozo y siente el dolor, es la única forma de que no se queden enquistadas las emociones.

Paso 2. La idea de que la causa de tus males está en otras personas que lo provocan, es muy tentadora. Si es tu caso, te invito a reflexionar sobre cómo cedes tu poder a otros. Entonces te darás cuenta, de que tienes tu parte de responsabilidad por facilitar que tengan poder sobre ti. Y lo mejor de esto, es que tu parte la puedes cambiar!

Paso 3. Siempre es importante empezar por la relación con nuestros padres. Es lo que determina nuestra relación con la vida y con el mundo. Si no fuiste valorad@, escuchad@, vist@, amad@, defendid@ como tú necesitabas realmente, difícilmente tendrás una buena base para relacionarte. Entender que ellos dieron todo lo que tenían para dar, pero que no cubría todas tus necesidades reales de amor, atención, cariño, escucha y protección, facilitará que puedas romper el vínculo de dependencia emocional (no de amor) hacia ellos y hacia otras personas. Pon límites y rompe con esta rueda, dar todo el amor que no te dieron, aunque no tengas de dónde sacarlo, será la mejor medicina para tu descendencia.

Paso 4. El transgeneracional influye desde 7 generaciones atrás y eso son muchísimas personas, que aunque no sepas sus nombres, sus causas pendientes afectan en ti.

Si sanas tú, sanas el linaje familiar. Cuando haces un trabajo con los ancestros y ancestras, te liberas del karma familiar y los patrones repetitivos, dando lugar a que las futuras generaciones, estén libres de esa carga.

Paso 5. Sanar el pasado es tan importante como todo lo anterior, ya que hay acontecimientos que te marcaron profundamente y por miedo al dolor causado, no se hace el duelo o cierre de esa etapa. Recapitular cada episodio traumático vivido y permitir que el dolor aflore, te permitirá elegir perdonar o perdonarte, haciéndote libre.

Paso 6. Cuida tu entorno, con quienes te relacionas y los ambientes que frecuentas. Desde tu espacio personal (habitación, casa, trabajo), pasando por las relaciones personales (pareja, familia, amigos), hasta los lugares que vas a menudo (campos de fútbol, discotecas, manifestaciones, bares), tienen una energía determinada.

· En nuestros espacios podemos cuidar la higiene tanto física como espiritual (en mi artículo – 6 Secretos para limpiar las malas energías  – te explico cómo).

· En nuestras relaciones podemos escoger con quiénes sí y con quienes no deseamos tener relación y también cuando poner límites.

· En los lugares que frecuentamos, es importante tener en cuenta la carga energética que pueden tener. Donde hay personas con emociones exaltadas a menudo (tanto negativas como positivas), son lugares que precisan de más protección personal, ya que se pueden adherir energías no deseables al campo energético.

Paso 7. Tener buenos hábitos alimenticios, permite a nuestro cuerpo no añadir toxicidad a través de la comida. Hacer una dieta depurativa o algún ayuno esporádico, ayudará en los procesos de eliminación de energías nocivas que causan enfermedad.

Paso 8. No hace falta decir, que mejor evitar malos hábitos que perjudican, aunque sea por algunos días para descansar y permitir que el cuerpo se regenere. Las buenas costumbres, como pasar tiempo en la naturaleza, jugar con niños o animales, meditar, tener hobbies o expresarte de manera artística, danzando, pintando, cantando, escribiendo… Son el gran alimento para el alma y ayudan a transitar los procesos dolorosos y a mejorar la calidad de vida.

Paso 9. Agradece! Agradece todo lo que sí tienes y no te enfoques solamente en lo que te falta. Agradece las grandes conquistas y los detalles sin importancia. Cuanta más gratitud, mejor te responderá la vida con muchas más cosas que agradecer.

Paso 10. Si no puedes afrontar todo un proceso evolutivo tu sol@, puedes buscar ayuda profesional y dejarte acompañar. Aunque todos tenemos fuerza interior, no siempre podemos superar los problemas sol@s y viene muy bien tener un guía que te inspire para recuperarla.


También puedes recuperar tu poder, con formación y el respaldo de una tribu. En Octubre de 2019 empezamos el viaje de Iniciación al Chamanismo Universal con un grupo exclusivo de solo 9 personas. Reserva tu plaza y empodérate! (Ahora tienes descuento del 20%, infórmate)


A %d blogueros les gusta esto: