arborea.org

El poder de los Árboles

Cuando te sientas triste, cuando te sientas sol@, cuando necesites descargar energía densa, no lo pienses y pasea por un bosque. Los Árboles son seres amables y generosos, dispuestos a ayudarnos en nuestra evolución. Solo hay que respetarlos pidiendo permiso, poner la intención de querer establecer un vínculo con alguno de ellos y abrazar su tronco en «los tres silencios». Ellos se comunican de una forma muy respetuosa, por eso si tú estás pensando, no te interrumpirán. De eso se trata la práctica de «los tres silencios»: Silencio mental, silencio verbal y silencio corporal, es decir, sin movimiento. Así abrimos nuestro corazón a la comunicación.

Fluye sin esperar nada, siente el latido en su interior como se sincroniza con el latido de tu corazón, ábrete a recibir su sabiduría y su energía curativa…Los árboles nos ayudan a enraizar si estamos muy dispersos y a través de sus ramas también nos conectan con la energía divina del Universo.

Si quieres fuerza y energía, abraza un Roble.

Si quieres limpiar densidad, abraza un Pino.

Si quieres sueños místicos, duerme bajo una Higuera.

Experimenta con otros árboles y siente qué te aportan! Y si te apetece, cuéntame comentando este artículo o por correo…

 

La Tienda Roja

En la antigüedad las mujeres de las tribus, se retiraban durante la menstruación a un lugar de descanso y recogimiento. Era un espacio cálido, amoroso y lleno de sabiduría, donde las mujeres de todas las edades, menstruaban, parían, compartían conocimientos o vivencias, cantaban, contaban historias y cuentos, aprendían el gran poder de los ciclos menstruales… Allí ellas aprendían de los conocimientos ancestrales de las más ancianas y de la frescura e inocencia de las más jóvenes.

Este espacio Sagrado Femenino por su forma y color, era como un cálido y acogedor útero. Telas, cojines, mantas rojas, un fuego central aportando calor y sostenidas por la Gran Madre Tierra. Un Gran Útero donde honrar todos los ciclos de la vida y de la Naturaleza, donde traer Vida al mundo y donde soltar lágrimas sanadoras.

En algunos lugares fueron un lugar donde las mujeres eran expulsadas y rechazadas por menstruar como si fueran impuras. Y cuando el patriarcado se impuso y muchas mujeres fueron quemadas injustamente en las hogueras, el Sagrado Femenino fue desterrado y las Tiendas Rojas cayeron en el olvido.

Gracias a la Diosa que se están recuperando las reuniones de mujeres y las Tiendas Rojas vuelven a ser un espacio amoroso para sanar y compartir.