Chamanismo, un saber ancestral

Ni religión, ni fe


El Chamanismo como método de sanación

El Chamanismo, actualmente es un método con técnicas y rituales prácticos de sanación. No se basa en el rezo o la espera de un milagro, sino en la interacción del practicante con el mundo espiritual, en donde residen los causantes de la enfermedad.


Lo que NO es el Chamanismo

Sobre el Chamanismo hay algunos conceptos erróneos. Por ejemplo, se suele confundir con brujería y también con algo oscuro o negativo, cuando precisamente es todo lo contrario.

Es una herramienta que te libera de la brujería mal intencionada y los practicantes de Chamanismo, por ética respetamos el libre albedrío de las personas. Si esto no se respeta, ya no estamos hablando de Chamanismo porque pasa a ser otra cosa.

Características y definición

El Chamanismo ya existía antes de que se inventara cualquier religión o culto, pero no se trata de algo basado en la adoración o en la fe como éstos. Por el contrario, el Chamanismo contiene una serie de métodos basados en la práctica y la propia experiencia del practicante, para sanar, obtener protección y conocimientos.

Es un método que se ha practicado por todo el mundo desde tiempos inmemoriales, pero cada cultura con su propio nombre y sus herramientas. Sin embargo, hay algo que caracteriza al Chamanismo y que es común en distintas partes del mundo. Se trata de la habilidad del Chamán para viajar en estado alterado de conciencia, por la realidad no ordinaria en busca de información o sanación.

Otro punto de unión característico, son los Animales de Poder o Tótem Animal, (en este artículo te hablo de ellos). Al igual que existen espíritus amorales y hostiles, también los hay benévolos y auxiliadores del Chamán. Y en culturas muy alejadas entre sí, coinciden en estos aspectos.

Antes Chamán y ahora practicante de Chamanismo

La palabra Chamán, o más bien Shaman, procede de un vocablo tungús. Idioma que hablaban un grupo étnico de Siberia Central y que nos ha llegado hasta ahora a través del ruso.

En el pasado o en la actualidad en regiones remotas, la figura del Chamán era muy respetada. Era mucho más que un médico o un sanador, también era un consejero, un poeta, un oráculo, incluso algunas veces el jefe de la tribu o un guerrero. Era Chamán en todas sus facetas y no solo cuando realizaba prácticas chamánicas.

En la actualidad en cambio, sobre todo los más occidentales, tenemos un tipo de vida muy distinto. Aunque empleamos algunas de las técnicas que ellos usaban, no somos Chamanes en todos los aspectos, ni nos dedicamos exclusivamente a ello a todas horas. Por eso no nos atribuimos ese título y preferimos nombrarnos «practicantes de Chamanismo»

Sin embargo, tanto el Chamán como el practicante, desarrollan la habilidad de viajar a voluntad a través de los reinos invisibles, allí donde se encuentren los espíritus amorales, causantes de la enfermedad. En esa realidad no ordinaria, negocian o luchan con los espíritus dañinos, ayudados por sus Animales de Poder y sus Maestros Espirituales.

El viaje chamánico

Para realizar el viaje chamánico, es necesario un estado alterado de conciencia y que se mantenga la inmersión en la experiencia. Para ello el practicante puede usar diversos métodos. Hay algunos que usan plantas sagradas u otros enteógenos y otros que usamos el sonido rítmico del tambor o de una maraca, pero sin ninguna sustancia.

En cualquiera de los casos, a través del viaje chamánico, se puede pedir información y buscar sanación con ayuda de los Maestros Espirituales o Animales de Poder. También se pueden realizar técnicas avanzadas de rastreo o de sanación a distancia. Aunque de eso hablaré en profundidad en otro post.

Quién lo puede practicar

Hay quien cree o piensa, que solo pueden practicar Chamanismo unos cuantos elegidos que han nacido con ese «don». En cambio, por mi propia experiencia, opino que con intención todo es posible.

No nacemos con todo aprendido y en muchos casos, la maestría se alcanza con la práctica. Como en todo en esta vida, se puede nacer siendo un genio y apenas necesitar practicar, o sin ser un genio, a base de estudio, voluntad y trabajo, llegar a ser un maestro en la materia.

En mis años de experiencia transmitiendo este conocimiento ancestral, he presenciando experiencias extraordinarias. He visto aprender a muchas personas diferentes. Cada uno con sus virtudes y sus dificultades, pero han practicado Chamanismo con resultados excelentes.

No dejes que nadie te diga nunca qué puedes o qué no puedes hacer. Y mucho menos que te digan quién debes o quién no debes ser.


“El que no cree en la magia nunca la encontrará”

-Roal Dahl-
5 2 votes
Article Rating
Suscríbete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Ver Política de cookies
Abrir chat