El hada y el lobo que no se entendían

La historia de una pequeña hada


Una triste infancia

Érase una vez un hada del bosque, hija de un elfo inseguro que iba y venía. Esta pequeña hada tenía una madre que sólo pensaba en las flores y se emborrachaba con su néctar, ya que era una mariposa.

Como su madre iba de flor en flor, se olvidaba de que su pequeña hada Damara, necesitaba de su amor y su cariño. Además su padre elfo un día dejó de ir a verla, pero Damara era tan pequeña que nunca le echó de menos, porque había un duende amoroso que le hacía de papá y de mamá.

La pequeña Damara a veces se sentía sola, otras culpable, otras triste y otras veces rabiosa. Así fue como a medida que iba creciendo, sus alas se iban secando de no volar.

Y el hada creció…

Poco a poco se convirtió en una adolescente, con muchas ganas de emociones fuertes. Era su única manera de recordar cuando aún poseía sus preciosas alas y volaba.

Muchas veces jugaba peligrosamente, a saltar desde los acantilados hacia el mar. Pero ella en el fondo deseaba que algún día el mar se la tragara para siempre.

Mientras tanto, veía a su madre mariposa que no era feliz y ella no sabía cómo consolarla. Cada vez que lo intentaba, se llevaba un disgusto, porque se daba cuenta de que su madre, cada vez tenía menos control con el néctar.

El peligro la acechaba

Un día un sátiro perverso, consiguió engañar a Damara, a pesar de que ya no era una niña. Se la llevó a un rincón del bosque para utilizarla, pero se cruzaron con una hechicera. La anciana era muy intuitiva y enseguida presintió las malas intenciones del sátiro.

En ese momento sacó su varita mágica e hizo que unas hermosas y poderosas alas crecieran de nuevo en la espalda del hada. Aquel odioso abusador se quedó tan abrumado, que sin más salió corriendo despavorido.

Libre de nuevo

Damara feliz de volver a volar, se olvidó del sátiro y se elevó en los cielos por encima del bosque. Viendo todo desde arriba, se sintió muy feliz de volver a ser ella misma.

Estaba tan contenta que no podía dejar de volar. Pero al final decidió parar a descansar en lo alto de una colina. Allí se encontraba un majestuoso lobo de color gris y en cuanto la vio se puso a aullar.

Ella no sabía porque aullaba el lobo, ya que no entendía su idioma. Pero cada vez que le escuchaba, se estremecía de amor. Y allí se encontraban cada día, sin entenderse el uno al otro pero en amorosa presencia.

Una transformación necesaria

Hasta que un buen día, la pequeña hada Damara se volvió a encontrar con la hechicera. Muy contenta se dispuso a darle las gracias por devolverle sus alas, aunque la simpática anciana dijo que ella no había hecho nada. La buena mujer le dijo, que ella solamente había desbloqueado los dones que ya poseía por ser un hada.

Estuvieron juntas toda la mañana y Damara aprovechó a contarle su historia con el lobo. La hechicera que era muy perspicaz, detectó una pizca de tristeza en el hada. Y al final le contó que ella y el lobo se querían, pero que no se entendían.

Así fue, como la anciana le propuso una solución. Damara y su lobo gris podrían entenderse y tener una relación duradera, pero con una única condición. Deberían escoger una especie y uno de los dos debería renunciar a la suya.

Renuncia por amor

Esa misma tarde como siempre Damara y el lobo se encontrarían en la colina. Como no podía explicar la oferta de la hechicera, porque el lobo no la entendería, pensó en hacerle un dibujo con diferentes animales y elementales de la naturaleza.

Lo único que se le ocurría, era que él escogiera y que la hechicera los convirtiera en esa elección. Así que dibujó diferentes especies como buenamente pudo y con señas le indicó que señalara una.

El lobo no se enteraba mucho, pero le llamó mucho la atención lo que parecía ser un colibrí. En cuanto vio la cara de felicidad de Damara, supo lo que significaba. Y por fin pudieron estar juntos y entenderse de verdad.


Moraleja

Llega un momento en la vida de una persona, que debe sacrificar parte de su ego y hacer una transformación hacia un estado superior de conciencia. En el caso de este cuento, motivado por el amor.


5 1 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificar a
guest
2 Comments
El más nuevo
El más antiguo El más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Adela M .
Adela M .
5 months ago

Q cuento mas aleccionador supongo q el hada madre también cambió y asi termina feliz no solo para el lobo y el hada triste sinó tambien para el hada madre q supo perdonarse y perdonar y volar sola x otros mundos con la felicidad de haber luchado y hoy dia ser una gran hada

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Ver Política de cookies